El acoso laboral Mobbing. Parte 2

 

Es posible pensar que cualquier persona sometida a mobbing, es decir, al acoso laboral, es consciente del mismo. Esto es cierto, pero sucede en las fases más avanzadas del proceso, ya que el acoso no suele aparecer de modo repentino sino que se trata de la puesta en marcha de una serie de estrategias sutiles que, en un principio, pueden pasar desapercibidas por la víctima.

¿Cómo puedo identificar el mobbing o acoso laboral?

Si se percibe hacia uno mismo o hacia otro compañero las siguientes circunstancias, es muy posible que se esté sucediendo una situación de mobbing:

  • Se perciben conductas psicológicamente agresivas de una persona o grupo de personas hacia otra.
  • El carácter de estas conductas es sistemático y ocurren con frecuencia. Convencionalmente, el criterio estadístico es de una frecuencia mínima de una vez a la semana durante un período mínimo de seis meses.

¿Qué no es mobbing?

Hay que tener en cuenta que el trabajo es un entorno en el que el estrés es un habitual y en el que se convive día a día con personas con diferentes perspectivas y carácter. Por ello, es normal que surjan conflictos entre los trabajadores y malos entendidos.

De este modo, los habituales roces, las fricciones, las tensiones y hasta incidentes aislados propios de las organizaciones no constituyen acoso laboral.

En este sentido, no es mobbing:

• Una mala contestación. Aunque sea recurrente. Las personas maleducadas están presentes, por infortunio, en todas partes y el lugar de trabajo no queda exento de las mismas.

• Una amonestación de un superior. Aunque el superior grite, esto no es mobbing, sino una persona impresentable, con poca capacidad de liderazgo y de solución de problemas.

• Compañeros desagradables. Hay que tener en cuenta que es imposible que todas las personas nos agraden o que agrademos a todas las personas.

• Mal ambiente laboral. Hay entornos laborales desagradecidos, ya sea por la actitud de los superiores o de los compañeros. Esto puede crear tensión laboral o dificultar la comunicación, pero no constituye mobbing, únicamente se trata de un lugar de trabajo con mal ambiente laboral.

mobbing violencia acoso trabajo 2-2 psicodifusion